IES JORGE GUILLÉN

Recklinghausen - Torrox

Pues ha vuelto a suceder. Se ha terminado el intercambio y las lágrimas de nuestro alumnado lo dicen todo. Han sido unos días maravillosos, únicos, irrepetibles, donde la diversión, alegría y el buen entendimiento entre ambas culturas, ha superado el cansancio, agotamiento y el calor padecido a lo largo de las numerosas actividades que había planteadas.

 

Nuestros compañeros alemanes vinieron en la noche del jueves 18 de mayo para quedarse con nosotros hasta el viernes 26. Venían cansados, pero ilusionados por estar en nuestro país, por disfrutar de nuestra playa, por sentir nuestro sol en sus cuerpos, por probar nuestras comidas y por estar con nosotros a lo largo de estos días. Durante este periodo de tiempo, unos escasos 9 días, han visitado Málaga, donde vieron el Museo Picasso, la Catedral, el Puerto y las calles más importantes y céntricas, como calle Larios, el Paseo del Parque o la Plaza de la Marina; también fueron a Granada para visitar el barrio árabe por excelencia del Albayzín, el Mirador de San Nicolás, el río Darro y, sobre todo, la Alhambra, de la que quedaron prendados y maravillados al poder contemplar sobre un Sol de justicia, los Palacios Nazaríes, el Generalife, la Alcazaba y la Torre del Agua; Nerja y sus cuevas también fueron visitadas, al igual que las playas que bañen sus costas; en nuestro pueblo fueron recibidos por la Concejala de Cultura y el Sr. Alcalde, que les dieron la bienvenida en el Centro de Interpretación del Faro, donde pudieron conocer parte de nuestra cultura, patrimonio y pasado histórico, posteriormente, realizaron una visita guiada en la que le enseñaron los detalles más significativos de los monumentos y restos arqueológicos.

También ha habido tiempo para una jornada de convivencia con los padres, madres y familiares, donde después de una mañana de actividades deportivas perfectamente organizadas por el maravilloso equipo de monitores que dispone el Área de Deportes del Ayuntamiento, encabezados por Francisco Salvatierra, pudimos degustar una suculenta paella realizada por los familiares de nuestros alumnos.

Estos 19 estudiantes alemanes venían acompañados por dos profesores, nuestra inseparable y encantadora Annika, y Mathias. Annika fue nuestra lectora hace ya 4 años. Vino, nos conoció y se quedó prendada de nuestra tierra. Tuvo que regresar a su país, pero no ha dejado de perder el contacto con nuestro centro, siempre ha estado dispuesta a visitarnos, a seguir trabajando con nosotros, a realizar actividades en común y este intercambio ha sido el objetivo marcado desde que nos visitó por primera vez, allá en el 2012. La buena comunicación entre ambos centros, la predisposición y ganas de hacerlo bien por parte de todos ha dado como resultado un intercambio inigualable en todos los aspectos, ya que los inconvenientes, si los hubo, se han ido solventando por la buena voluntad de todos.

 

Nuestras playas, nuestro Sol, nuestro alumnado y nuestros familiares han sido fundamentales para crear un idilio maravilloso y perfecto. La solidaridad por parte de todos, la entrega incondicional y el interés mostrado por ambas partes, hace que actividades como éstas, no dejen de realizarse, ya que la cultura no solo está en los libros de texto, sino en el trato con el compañero, en el saber comportarse, en intentar comprender y ayudar a los demás. Dicen que volverán y no nos olvidarán, de eso estamos seguro. Recklinghausen y Torrox han quedado unidos por este intercambio casi perfecto. Una vez más, el idioma, la educación y las ganas por aprender han sido el aliciente para intercambiar cultura entre personas de diferentes países, de diferentes idiomas, de diferentes ideologías, de diferentes pensamientos.

Hay que agradecer la colaboración, participación, entrega y ayuda infinita por parte de todos los padres y madres de nuestro alumnado, que desde primera hora se han volcado por realizar este intercambio y que todo saliera bien. La predisposición ha sido fundamental para ir solucionando los problemas que han ido surgiendo. No podemos tampoco dejar de dar las gracias al Ayuntamiento de Torrox, tanto al Área de Cultura, como al propio Sr. Alcalde por dedicarnos su tiempo, así como al equipo de monitores que posee. Agradecimiento que se extiende también al equipo docente de profesores del IES Jorge Guillén por permitir que se realicen estas actividades.